Cd. Delicias, Chih. 24 de febrero de 2021


Muertos y fantasmas en jóvenes construyendo el futuro

Foto ilustrativa

Fecha/hora de publicación: 21 de febrero de 2021 13:46:58

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) se acaba de convertir en una piedrota en el zapato para la 4T. Este sábado se publicó su revisión de la Cuenta Pública 2019 y vaya que no le fue bien al Gobierno Federal, pues uno de sus programas sociales estrella, Jóvenes Construyendo el Futuro, está en el ojo del huracán por unas irregularidades millonarias.

Así es, además del escándalo por el costo real de cancelar el NAIM (que será muy superior a los estimado por AMLO y sus secuaces) resulta que también existen varias irregularidades en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, cuyos desfalcos alcanzan los 66,7 millones de pesos.

De acuerdo con Reforma, la ASF encontró que varias becas fueron entregadas en 2019 a jóvenes que ya habían fallecido, centros de trabajo inexistentes inscritos al programa, pagos a jóvenes que ya recibían otros apoyos y becas entregadas a personas que superaban el rango de edad establecido en Jóvenes Construyendo el Futuro.

Vamos paso a paso. La ASF indicó que 68 beneficiarios del programa “recibieron” su beca después de morir (¿?). Así es, el informe señala que dichas becas, que alcanzan un monto de 482 mil pesos, fueron “entregadas” a los jóvenes después de su fecha de fallecimiento.

La otra gran irregularidad que detectó la ASF fue que algunos centros de trabajo registrados en Jóvenes Construyendo el Futuro (destinados a la capitación de los beneficiarios), no existen, pues en algunos casos fueron utilizados inmuebles abandonados con datos de empresas que no se habían inscrito en el programa, y en otros se encontró que los “centros de trabajo” eran en realidad casas.

Pero eso no es todo… resulta que 3 mil 744 beneficiarios de los 357 mil 923 registrados en Jóvenes Construyendo el Futuro, superaban el límite de edad del programa (29 años) y aún así recibieron su beca sin falta durante el 2019.

Y por último, aunque no menos importante, sucede que más de 29 mil personas recibieron el apoyo de Jóvenes Construyendo el Futuro a pesar de que también estaban inscritos en el Programa Nacional de Becas, lo que supuestamente no se podía.

¿Podrá la 4T explicar lo que pasó aquí? Igual y sí, entre sus “otros datos” y los gobiernos anteriores, segurito encontrarán cómo justificarse. Pero mientras lo hacen, la ASF ya solicitó al �“rgano Interno de Control (OIC) de la Secretaría del Trabajo que investigue lo sucedido y sancione a quien resulte responsable.

Regresar a la portada