Cd. Delicias, Chih. 07 de diciembre de 2019


El burro hablando de orejas

Fecha/hora de publicación: 16 de noviembre de 2019 18:04:01

El año pasado, la empresa de análisis y asesoramiento Gallup, llevó a cabo un estudio en mas de 185 países, con una muestra de alrededor de 25 millones de personas, para medir el nivel de satisfacción y felicidad que presentaban con su cotidianidad, en su trabajo, relaciones personales y aceptación a la vida que llevaban.

Los resultados que se arrojaron, fueron que solo el 15% se encontraban satisfechos con los que hacían, mientras que el 85% manifestaban una gran frustración, porque no obtenían lo que aspiraban, a pesar de que se esforzaban, aunque también, en un gran porcentaje, estando consiente de su situación, ya no hacían nada por cambiar su estado, merced a que no se generaban las condiciones para desarrollarse personalmente, por las altas tasas de inseguridad e irresponsabilidad política de sus representantes.

El año pasado, también en estos mismo países, se contabilizaron 700 mil homicidios dolosos, mientras que la cifra de suicidios se duplico a un millón, 400 mil personas.

Estos dos últimos datos, nos muestran el nivel de frustración que se presenta a nivel mundial, principalmente en los jóvenes, en esta época en la que se asegura tenemos el mejor talento, pero también los peores líderes.

A las personas que se destacan en cualquier rama, de inmediato se les busca colocar como dirigentes, cuando, de haberlos dejado donde estaban podrían haber generado mejores resultados.

Esto lo podemos ejemplificar en la función pública, donde muchos de los funcionarios, sobre todo los de primer nivel, no cuentan con la capacidad ni la vocación de servicio, mucho menos la convicción social que se requiere para llevar a cabo esta gran responsabilidad de servir a la sociedad.

El Gobernar a un país como el nuestro o representar a un estado como Chihuahua, implica una gran responsabilidad de liderazgo, porque no solo es el mero acto de administrar recursos económicos, materiales y humanos, sino también el generar la empatía suficiente para que las personas puedan sentirse representadas y apoyadas por sus líderes.

El desmantelamiento que se esta realizando por parte del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador en las grandes instituciones como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, no esta generando una empatía entre las organizaciones derecho humanistas, quienes son sus principales satélites, así como también entre las organizaciones internacionales.

No se han cuidado las formas, como tampoco la legitimación de la que debe gozar el ombusperson, y esto ha abierto un flanco de ataque permanente en contra de quien recaerá la responsabilidad de ofrecer ayuda a quienes se están violando sus derechos humanos

En días pasados, durante una larga conferencia de prensa, Javier Corral, se refirió a la elección de la Sra. María del Rosario Piedra Ibarra, denostando la agresión a Gustavo Madero, pero también señalando que el colocar a personas afines en cargos como el de Derechos Humanos, le restan fuerza moral y política al presidente....lo que le falto comparar al gobernador, es cuando se mete la mano del ejecutivo al ICHITAIP y a la Auditoría Superior.

También en la misma conferencia, se dio a conocer la efectividad de la estrategia implementada por el propio Gobernador en el CERESO 3 de Ciudad Juárez, de donde salieron las instrucciones para tratar de generar el temor entre la ciudadanía, anunciando que se han girado ya diversas ordenes de aprehensión en contra de personas que se encuentran en calidad de internos....

Ojalá y que los datos de prueba y evidencia de los que se valió la fiscalía ante el diverso juez de control para solicitar las ordenes de aprehensión, no hayan sido mediante intervención ilegal de llamadas telefónicas o que no hayan contado con la autorización de un juez federal, porque de lo contrario se estará en el supuesto de que se esta atacando la delincuencia con actos ilícitos, por parte de la fiscalía lo que representaría que pudiera quedar sin efecto todo lo que se ha alcanzado.

CONTEMOS TAMBIÉN LO BUENO

Por otra parte, ante el cierre de la Casa de la Cultura Jurídica dependiente de la SCJN, que operaba con gran efectividad en esta ciudad de Chihuahua y que se había constituido como un gran aliado para los abogados litigantes, por la organización de conferencias, diplomados y cursos de maestría de gran calidad jurídica, el magistrado presidente del tribunal Superior de Justicia Pablo Héctor González Villalobos, esta organizando eventos académicos también de gran calidad, con apertura total para los litigantes dejando a un lado la exclusividad para los funcionarios judiciales, lo que constituye un gran apoyo para los abogados que se dedican al libre ejercicio de la profesión.

Esperemos que esta apertura se mantenga, porque como el mismo Pablo Héctor estableciera: las mejores sentencias no son las que se dictan por el mejor juez, sino por los mejores litigantes.

Regresar a la portada